Sólida es la palabra. Sencillo concepto para un vehículo realmente extraordinario es cierto, si es Mercedes, no debiera sorprender, sin embargo, conocer los méritos de la casa alemana, su trayectoria y calidad innegable, no fueron considerados al momento de conocer la existencia de una pickup de Mercedes para el segmento y menos por el mercado conocedor de éstas.

Ya muchos lo dijeron, es una pickup cualquiera con logo Mercedes, fue casi la peor de las comparaciones, incluso sin fundamento, pero todo ello quedó olvidado inmediatamente al parase frente la imponerte y SÓLIDA nueva Clase X de Mercedes Benz, así de simple, es un Mercedes por dónde se le mire, Mercedes tiene lo que muy pocos fabricantes han logrado, traspasar a la mirada de un espectador cualquiera y que éste perciba la tradición, el armado, la estructura y el tiempo e incluso el olor que lleva cada material, cada fierro, cada ángulo y cada detalle de un Mercedes hecho vehículo, eso por describirlo de alguna manera, es lo que eroga Mercedes y esta vez, para llegar a un nuevo segmento, siempre con estilo, la Clase X se encarga de ello, ya que es plenamente funcional como pickup, con capacidad de carga de una tonelada y la de remolcar 3.5 toneladas y aunque cuenta con un motor no muy grande para ello, los 2,3 litros de éste y el doble turbo, hacen que tenga la fuerza necesaria y más, para desplazarse con y sin carga, como un Mercedes.

Es rápida, sí, es suave, sí, es ruda en offroad, sí, si tiene un emblema de Mercedes, es todo lo que se espera, ahora bien, en lo técnico, tuvimos la oportunidad de salir a probarla, conducirla en carretera camino a Limache, salir de Santiago y estirarla, exigirla y sacarle su potencia. Sentarse frente al tablero de la Clase X, es reconocer la impecable ergonomía alemana, sencilla, funcional, todo a la mano y justo lo que necesitas, un volante deportivo y robusto forrado en cuero como es de esperar, sin embargo, sigue siendo agradable cada sensación, incluso reconocer el tablero análogo digital y la disposición impecable, con una pantalla central en color y fondo negro, con toda la información disponible del vehículo que si bien es habitual hoy, presenta detalles, como pequeñas pantalla bajo el cuenta kilómetros en digital que marca la temperatura y bajo el tacómetro, el estanque de combustible.

Lo mejor de conducir esta nueva maquina de Mercedes, es llevarla a la tierra, al ambiente para donde fue concebida, al segmento al que apunta, caminos de tierra, donde la insonorización de la cabina, se exige al máximo y no se percibe absolutamente nada, ni ruidos, ni vibraciones, mucho menos las vibraciones y tacto de los neumáticos con la tierra, con las piedras y los hoyos, muy leve a decir verdad, lo que hace que se demuestre más la comodidad en la que se viaja cuando vas en pavimento y de pronto sales de la ruta. La cabina completamente sellada, permite acelerar el motor diésel biturbo y prácticamente no sentir la tensión que provoca el torque con 190 HP y mucho menos la relación de marchas de la caja automática de 7 velocidades, tan suave que sigue recordando la elegancia de conducir un mercedes, sobre todo con prestaciones tan espectaculares como la tracción integral de serie, lo que hace de una 4MATIC, identificar el tipo de terreno por el que circula y así bloquear el diferencial del eje trasero e incluso la regulación en pendiente con su DSN (Downhill Speed Regulation), además cuenta con la ayuda de arranque en pendiente, lo que la hace muy segura en una situación de detención en una pendiente bastante pronunciada como la que tuvimos el gusto de ejecutar y funciona, realmente queda detenida al soltar el freno cerca de 4 segundos, suficiente para sentir el control de la camioneta sin que se vaya cuesta abajo, mientras pisamos acelerador y comienza su ascenso nuevamente, con toda la potencia y tranquilidad de subir un cerro, no una cuesta, ni una loma, un cerro cuesta arriba, con toda la irregularidad no preparada, si no que un cerro áspero, perfecto para la suspensión y los neumáticos estilo militar que le dan el agarre necesario a esta maravilla, una camioneta que se agarra al cerro de costado como si fuera a trepar un muro, de subida y de bajada, se siente la seguridad de sus ejes, articulado y multibrazo, realizando toda la distribución del peso y dejando que la Clase X siga su marcha como si no tuviera ninguna dificultad en el trayecto.

En cuanto a la tranquilidad y seguridad de un mercedes, claramente no hay nada que decir, sigue siendo un Mercedes, si ya tiene 9 airbags, si hay que comentar adicionales, cuenta con un excelente equipo de audio, una pantalla touch de 8,5 pulgadas, climatizador, asientos calefaccionados, espejos plegables eléctricamente y con calefactor, apertura y encendido sin llave, lo que le otorga esta sensación permanente de lujo, confort y juguete de alta gama, debido a que si apunta a un segmento de trabajo, definitivamente sería usada por quine guste de conducir un mercedes en ciudad, con la nueva Clase X, sencillamente lo hará a mayor altura y con aún más prestaciones y versatilidad del mercado.

 

Contáctenos

Fonos Contacto:
9 9329 3549 - 9 4620 4492

Email Contacto:
contacto@revistatransporteterrestre.cl 
revistatransporteterrestre@gmail.com

Suscríbase

Si desea recibir la edición impresa de RTT Revista Transporte Terrestre

Complete el siguiente formulario para recibir la edición


Aquí